viernes, 31 de mayo de 2013

Reseñas Cineblog: Narciso Negro



Filmoteca Regional, Martes 04 de Junio



Narciso Negro” (Michael Powell & Emeric Pressburger, 1947)


Durante los años 40, Michael Powell & Emeric Pressburger se convirtieron en los más estimulantes e influyentes creadores de bizarras obras maestras de autor en géneros tan dispares como el cine bélico (“Los Invasores”, 1941; “Coronel Blimp”, 1943 ), la fantasía romántica (“A vida o muerte”, 1946) o el drama musical (“Las zapatillas rojas”, 1948). Una de las cumbres de su cine es sin duda “Narciso Negro”, drama exótico atravesado por una omnipresente simbología sexual que tiene en la represión religiosa y moral su leit-motiv.

La premisa del film (basado en una novela de Rumer Godden) nos presenta a un grupo de monjas católicas a quien han concedido un viejo edificio en el Himalaya que ellas intentarán convertir en un convento para educar y cuidar a los pobres de la zona. El edificio había sido un harén, y está decorado con suntuosos murales que explicitan el erótico pasado del lugar. Centrándose en la hermana Clodagh (una joven Deborah Kerr), Powell y Pressburger nos muestran la insatisfacción de las monjas ante su impostada situación y cómo van sucumbiendo a las pasiones y los celos más viscerales hasta el emocionalmente surrealista clímax final.


Parábola sobre la caída del Imperio Británico, sus valores y su estúpido paternalismo, repleta de alegóricas imágenes bellísimas y radicales, “Narciso Negro” juega con sugerentes elementos sexuales arraigándolos a la Naturaleza Humana (al salvajismo inocente visto como malo) mientras los contrapone a las innecesarias e inútiles lecciones antinaturales de las monjas, que supuestamente representan el bien. Película de múltiples lecturas, no deja de lado el interés del choque cultural (tanto oriente-occidente como civilización-barbarie), ni un sentido de la insinuación puramente cinematográfico apoyado en un in crescendo dramático que nos lleva de la cordura a la locura con inteligencia y osadía.


- Para amantes de los melodramas exóticos de culto, retorcidos y complejos.

- No pierdan el tiempo los de bostezo fácil que no saben leer entre líneas.