jueves, 10 de octubre de 2013

Reseñas Cineblog: Hoy empieza todo


Filmoteca Regional, Jueves 17 de Octubre

“Hoy empieza todo” (Bertrand Tavernier, 1999)

Desde su primer largometraje a mediados de los 70, digno descendiente de la cinefília de la Nouvelle Vague, Bernard Tavernier se ha paseado por los distintos géneros cinematográficos con la soltura de un artesano. Con el buen hacer y el cariño de un amante del cine, el director de Lyon ha abordado el retrato criminal (“El relojero de Saint Paul”, 1974, o “La Carnaza”, 1995) y el cine policíaco (“1280 almas”, 1981, o “Ley 627”, 1992), los films bélicos (“La vida y nada más”, 1989, o “Capitán Conan”, 1996) e históricos (“El juez y el asesino”, 1976, o “Salvoconducto”, 2002); ha desarrollado su pasión por la música (“Mississippi Blues”, 1983, o “Alrededor de la Medianoche”, 1986) y hasta se ha paseado por la ciencia-ficción (“La muerte en directo”, 1980), por el cine de aventuras de capa y espada (“La hija de D’Artagnan”, 1994) o por el cine más comprometido con la excelente “Hoy empieza todo”, cine social de primera línea que busca mejorar el mundo por medio de una hermosa e intensa historia que rebosa humanismo y optimismo, pero también supone una estremecedora mirada a la clase trabajadora y a la infancia.

Daniel Lefebvre (Philippe Torreton) es director de una escuela infantil de un pequeño pueblo minero del norte de Francia. El paro hace estragos en la minería y Daniel nota los problemas de las familias en los niños que asisten a la escuela. Un día una madre aparece borracha en la escuela y abandona a sus hijos, lo que provoca que Daniel decida hacer algo para solucionar los problemas extraescolares de los alumnos. Pero el voluntarioso director verá como los políticos y otras instituciones se interponen en su empresa y comienzan a cuestionar su puesto de director de la escuela.
Película de visión imprescindible, de un valor humano y cinematográfico de primera línea, que hace del realismo y de su particular mirada una excelente herramienta educativa que no olvida el medio cinematográfico que la hace posible. Drama cotidiano de crítica social que funciona como una llamada de atención (y de esperanza) hacia problemas reales por medio de temas fundamentales del proceso educativo como son la implicación afectiva de los profesores y la poca importancia de las escuelas en los presupuestos de los gobiernos. En definitiva, un film valiente y necesario que, como suele suceder, no ha tenido la trascendencia mediática de obras similares rodadas en Hollywood (como “Mentes Peligrosas” por ejemplo) pero merece estar en lo más alto del género de profesores que se implican en la vida de sus alumnos.

- Para los que creen que el cine puede ser una herramienta de cambio social.

- No pierdan el tiempo los que esperen delincuencia infantil y música hip-hop.