viernes, 18 de octubre de 2013

Reseñas Cineblog: Atrapado en el Tiempo


Filmoteca Regional, Viernes 25 de Octubre


“Atrapado en el Tiempo” (Harold Ramis, 1993)

Mezclando, con un logrado ritmo narrativo y unos ingeniosos gags, la comedia satírica de buenos sentimientos (que tan buenos resultados dio a la generación del Saturday Night Live en los 80 y 90) con la fantasía de arte y ensayo más minimalista (sin efectos especiales ni retorcidos juegos argumentales), el actor y realizador Harold Ramis llegó a la cumbre de su carrera como director con este rutilante film de culto  (aunque en taquilla funcionaron mejor “El Club de los Chalados”, 1980, o “Una terapia peligrosa”, 1999). La película supuso además un punto de inflexión para Bill Murray, el cual dio el salto de sus irónicos, mujeriegos, sarcásticos e irascibles personajes de los 80 (“El Pelotón Chiflado”, 1981, “Los Cazafantasmas”, 1984, o “Los Fantasmas atacan al Jefe”, 1988) a un estatus de culto gracias a una serie de colaboraciones con autores como Tim Burton (“Ed Word”, 1994), Wes Anderson (todos sus films desde “Academia Rushmore”, 1998, hasta “Moonrise Kingdom”, 2012) o Jim Jarmusch (“Coffee and Cigarettes”, 2003, o “Flores Rotas”, 2005).

Phil (Bill Murray) es un malhumorado hombre del tiempo que se desplaza hasta Punxsutawney, en Pennsylvania, junto a su redactora Rita (Andy McDowell) y el cámara Larry (Chris Elliot), para cubrir el ‘Día de la Marmota’; día tradicional en el que una marmota predecirá si el invierno se va a alargar o ya va a empezar la primavera. Phil hará su trabajo rápido y mal para irse pronto, pero una tormenta impedirá que salgan del pueblo y deberán dormir en una pensión. A la mañana siguiente, Phil se despertará con Cher y Sonny Bono cantando “I got you babe” en la radio, igual que el día anterior, e igual que el día siguiente, y el siguiente, y el siguiente.

Una serie de actores secundarios de lujo como Chris Elliot y el hermanastro de Bill Murray Brian Doyle-Murray (ambos protagonistas de la desmadrada serie de culto “Búscate la vida”, 1990-92), Stephen Tobolowsky o el propio Harold Ramis; un efectivo uso del humor incorrecto a base de los microgestos y salidas de tono de Bill Murray; una aceptable química entre la pareja protagonista y su inevitable romance; y un argumento icónico de la ciencia-ficción que remite a un deseo del subconsciente colectivo presente en la cultura popular; lograron aupar, poco a poco, a esta entretenida e inteligente comedia al podio de ‘las obras de culto imprescindibles’ de la historia del cine.

- Para cualquiera que aún no la haya visto… pero que no odie a Bill Murray.

- No pierdan el tiempo los que busquen una comedia descerebrada y con pezones.