viernes, 4 de octubre de 2013

Reseñas Cineblog: Los Cazafantasmas



Filmoteca Regional, Viernes 11 de Octubre

“Los Cazafantasmas” (Ivan Reitman, 1984)

Después de hacer sus pinitos en el cine de terror sangriento y barato de los 70 (como director con “Mujeres Caníbales”, 1973; y como productor para David Cronenberg en “Vinieron de dentro de…”, 1975, o “Rabia”, 1977), Ivan Reitman se unió a un grupo de juerguistas, drogadictos, gamberros, ingeniosos y alocados canadienses (aunque Bill Murray y Harold Ramis Ramis son de Illinois) que se habían formado en torno al famoso Saturday Night Live. En 1978 produjo el megaéxito “Desmadre a la americana” (John Landis), en la que el siempre excesivo John Belushi (la mitad de los Blues Brothers junto a Dan Aykroyd, hasta su muerte por sobredosis) hacía de las suyas; pero fue al año siguiente cuando dirigió por primera vez a Bill Murray (en “Los incorregibles albóndigas”) y en seguida se quedó prendado por su humor irónico, absurdo y canalla. Harold Ramis participó en el guión de los albóndigas y de “El pelotón chiflado” (dirigida por Reitman en 1981), la cual protagonizó junto a Murray. Cuando a la banda se sumaron Dan Aykroyd y Rick Moranis (que junto con Ramis son los tres guionistas, además de actores del film), llegaron “Los Cazafantasmas”.

Un grupo de impresentables parapsicólogos (Bill Murray, Dan Aykroyd y Harold Ramis) son expulsados de la facultad donde trabajan y deciden abrir su propia empresa de investigación y captura de entes sobrenaturales. Lo que no pueden imaginar es que a la vez se está fraguando una gran invasión de ectoplásmicas fuerzas de otra dimensión que comienza a hacerse notar en las calles de Nueva York. El centro de todo parece ser un edificio en el que viven una joven atractiva (Sigourney Weaver) a la que ‘pretenden’ en varios mundos y un contable endeble y pesado (Rick Moranis) que quisiera ‘ser su perro’.

Mezclando en el guión la original concepción del cine fantástico de Harold Ramis (más tarde director de “Atrapado en el tiempo”, 1993, o “Mis dobles, mi mujer y yo”, 1996), el humor más o menos bienintencionado de Dan Aykroyd y el absurdo y la comicidad física de Rick Moranis (popular por ser el padre de “Cariño, he encogido a los niños”, Joe Johnston, 1989) lograron un argumento resultón que caló en la cultura popular y en las mentes de los adictos a los videoclubs de los 80. La pegadiza melodía de Ray Parker Jr., la ácida vis cómica de Bill Murray, un logo propicio para el merchandising y unos buenos efectos especiales hicieron el resto, dejando grabadas en el subconciente colectivo imágenes como el gigantesco muñeco de los Marshmallows y convirtiendo “Los Cazafantasmas” en uno de los más rutilantes éxitos de la década.
                       
- Para fans de la escuela cómica americana de los 70 y 80.
- No pierdan el tiempo los no le vean la gracia a los microtics de Bill Murray.