viernes, 15 de noviembre de 2013

Reseñas Cineblog: Buda Explotó por Vergüenza

Filmoteca Regional, Jueves 21 de Noviembre

“Buda explotó por vergüenza” (Hana Makhmalbaf, 2007)

Con 8 años, en 1996, Hana Makhmalbaf (hija del director iraní  Mohsen Makhmalbaf, responsable de films como “Kandahar”, 2001) dirigió su primer cortometraje como alumna de la escuela de cine que su padre fundó en su propia casa. Con solo 14 años, Hana ya recibió una mención especial en el Festival de Venecia por un documental en el que mostraba el ambiente de rodaje de “A las 5 de la tarde” (film dirigido por su hermana mayor Samira Makhmalbaf, y que logró el Premio Especial del Jurado en Cannes). A los 18 años, ya estaba preparada para dar su salto al largo de ficción, y lo hizo con la co-producción franco-iraní “Buda explotó por vergüenza”. Festivales como Berlín, San Sebastián o Roma se rindieron a esta reflexión pacifista y profundamente humana sobre la educación (y como los niños se comportan según aprenden de sus mayores) en la que sólo es necesario un único escenario natural, actores no profesionales y mucho amor por lo que se hace, para crear un film imprescindible.

La película está ambientada (y rodada) en una árida zona central de Afganistán por donde pasaba la Ruta de la Seda, en un asentamiento bajo lo que queda de las grandes estatuas de Buda que en 2001 el gobierno afgano mandó destruir a base de dinamita y cañonazos. Seguimos durante un día a Baktay (una sobrecogedora interpretación de Nikbakht Noruz), una niña de 6 años que quiere ir a la escuela para aprender a leer y escribir. Pero no será tan fácil debido al sometimiento de la mujer en la sociedad afgana y al fanatismo religioso que impera en ese hostil entorno en el que parece que la única esperanza de salvación se encuentra en la ingenuidad de una niña.

La joven directora nos muestra como un entorno devastado por las luchas internas (religiosas y sociales) y por la ambición externa (hacia el petróleo) crea gente inculta, intolerante y frustrado A través de bellísimas imágenes, Hana Makhmalbaf construye una emocionante historia cargada de simbolismo (en la que vemos las incongruencias del comportamiento adulto en los niños) reforzando la calidad de la difícil industria cinematográfica iraní (en Irán está prohibida cualquier forma de arte que no sea religioso, así que directores como Abbas Kiarostami, Majad Majidi, Bahman Ghobadi o la familia Makhmalbaf son considerados poco menos que delincuentes).
                       
- Para absolutamente todo el mundo, por su valor humano y moral.

- No pierdan el tiempo los que necesiten persecuciones, tetas o chistes de pedos.