jueves, 27 de junio de 2013

Reseñas Cineblog: Bonnie & Clyde



Cine-Club Pruden en Espacio K, Domingo 30 de Junio

“Bonnie & Clyde” (Arthur Penn, 1967)

Descendientes de los fugitivos enamorados de “Solo se vive una vez” (Fritz Lang, 1937) y “El demonio de las armas” (Joseph H. Lewis, 1950); hermanos de Kit y Holly, nihilistas de pocas palabras en “Malas Tierras” (Terrence Malick, 1973); padres putativos de Sailor y Lula, de Mickey y Mallory; y abuelos de las alocadamente existenciales jóvenes del “Spring Breakers” (2012) de Harmony Korine; los violentos amorales románticos Bonnie & Clyde, a los que dan vida unos jóvenes Warren Beatty y Faye Dunaway, se convirtieron gracias a sus fechorías durante la Gran Depresión en todo un símbolo del inconformismo y la antisocialidad de los movimientos alternativos surgidos durante los años 60.

Clyde Barrow (Warren Beatty) continúa su carrera delictiva tras salir de la cárcel en los años 30. A él se une Bonnie Parker (Faye Dunaway), una joven que cansada y aburrida de su pueblo decide unirse a Clyde, tanto criminal como carnalmente. La banda irá creciendo con el hermano de Clyde (Gene Hackman), su amante (Estelle Parsons) y el ingenuo C.W. Moss (Michael J. Pollard), y juntos dejarán un rastro de muerte y agujeros de bala a lo largo de una América marcada por la crisis económica mientras la policía les pisa los talones y los medios de comunicación los ensalzan como héroes.

‘Road Movie’ criminal repleta de violencia y lirismo a partes iguales (para el recuerdo ese escalofriánte y bello final), “Bonnie & Clyde” funciona también como parodia-homenaje-revisitación de los films de gangsters de los años 40 y 50 gracias a su recurrente humor negro. La historia de estos fugitivos es travestida en una suerte de tragedia griega gracias al ingenioso guión de David Newman (guionista de la saga de “Superman”) y Robert Benton (más tarde director de éxitos como “Kramer contra Kramer”, 1979) que busca la empatía hacia los criminales mientras trata a las fuerzas del orden como incompetentes.

- Para interesados en los orígenes del moderno cine de acción con mensaje.

- No pierdan el tiempo moralistas convencidos y amantes de la ortodoxia cinematográfica.