viernes, 20 de septiembre de 2013

Reseñas Cineblog: Amarcord



Filmoteca Regional, Ciclo 20 años sin Fellini. Lunes 23 & Sábado 28 de septiembre

“Amarcord” (Federico Fellini, 1973)

Tras 30 años de carrera cinematográfica como uno de los guionistas y directores más importantes de Italia, tras 3 Oscars a la mejor película extranjera (así como 9 nominaciones como guionista y director), premios en Cannes y en Venecia, renovar el neorrealismo italiano, crear alguna de las obras maestras más rutilantes de la historia del cine (“La Strada”, 1954, “Las noches de Cabiria”, 1957, “La Dolce Vita”, 1960, o “Fellini , 1963); mientras el cine italiano se lanzaba a una enloquecida conquista del cine de explotación y de reivindicación política, Federico Fellini se enfrentaba a su recta final artística con este cuento costumbrista y nostálgico sobre la pérdida de la inocencia en los fascistas años 30 afectado por unas maneras oníricas e irónicas en el que las obsesiones habituales del director (sexo, familia, lenguaje, música, …) se mueven como peces en el agua.

El film sigue la historia de diversos personajes que viven en Borgo, un pueblo de la Emilia-Romagna, durante las cuatro estaciones de un año. Con un fino hilo argumental, Fellini nos va mostrando recuerdos y anécdotas de su juventud a través del personaje de Titta Biondi (Bruno Zanin), su familia (rotundo homenaje a la gran familia mediterranea), sus amigos (entre los que se encuentra Alvaro Vitali, el famoso ‘Jaimito’) y otros entrañables habitantes de Borgo (como la inolvidable y voluptuosa estanquera ). La realidad y la ficción se entremezclan en un collage que explota la autorreferencia que Fellini había convertido en su seña de identidad en los últimos años.

Gracias a la personalísima dirección de Fellini, en la que se enfatiza el componente subjetivo del relato por medio de una idealizada puesta en escena; la inolvidable partitura de Nino Rota mientras aparece un trasatlántico en el pueblo o mientras el abuelo cree haber muerto perdido en la niebla; y un excelente trabajo fotográfico de Giuseppe Rotunno; el film se convierte en una película profundamente humanista en la que no falta la complejidad conceptual (se puede ver como una sátira de los años precedentes a la Segunda Guerra Mundial y como una conmovedora caricatura de la infancia), los innumerables hallazgos estéticos, el humor, el drama, los sueños, el surrealismo y el esperpento.
                       
- Para fans del cine europeo de autor más nostálgico, onírico y visceral.

- No pierdan el tiempo los que crean las verdades absolutas.